El Decempondo de Torrenueva

El extraño objeto fue descubierto por un obrero de Daimiel, justamente en donde
después se colocó el miriámetro de señalización, km 40 de esta misma carretera, y
comprado posteriormente por el investigador valdepeñero D. Eusebio Vasco Gallego, que
posteriormente lo depositó en el Museo Provincial de Arqueología de Ciudad Real.

El Decempondo de Torrenueva

Deja un comentario